5/9/11

El pregonero loa la lucha social y dice que “nadie nos robará el futuro”


El escritor Pedro Cano pronuncia el pregón de las fiestas.

Estuvo como se esperaba: socarrón y divertido; irreverente, pero educado. Así es Pedro Luis Cano, escritor colomense y muchas cosas más, y ahora pregonero de la Festa Major del 2011. Allí estaba, en lo alto del Ayuntamiento, compartiendo balcón con las autoridades, y dirigiéndose al pueblo llano a quien tanto quiere.

Se emocionó al repasar su historia de inmigrante, que es la de muchos otros colomenses. Recordó el eterno viaje a Barcelona en aquel maldito tren, el Sevillano, y las estrecheces económicas de una época negra y, por qué no decirlo también, de miseria y de niños comiéndose los mocos. “Santa Coloma, aunque no es tan santa, ha cambiado desde entonces, y afortunadamente para bien”.

ORGULLO DE SER COLOMENSE.– Dicho esto se dirigió a los ciudadanos que llenaban la plaza de la Vila para agradecer que, entre todos, nuestro pueblo –como a Cano le gusta decir- haya dejado de ser “la ciudad sin ley”, como la tildaba mucha gente en Catalunya. Expresó el orgullo de ser colomense, a pesar de la relación amor-odio con esta urbe que lleva por nombre la figura de la paloma de la paz”.

Pedro Cano volvió a referirse fugazmente al pasado, para recordar las largas jornadas que la gente echaba en las fábricas, los viajes de tres horas en bus para ir a Barcelona como sardinas, las clases nocturnas y el descubrimiento de Federico García Loca y Miguel Hernández en el centro social. De ese modo, dijo, “después de plegar de la faena, se fraguaba la inquietud social y la cultura popular”.

LOS AGUAFIESTAS.– Cano recordó el pasado para abordar el futuro. “Nos lo quieren robar, pero no les vamos a dejar, se llamen multinacionales, brokers, agencias calificadoras o el sursuncorda (…) ¡Ya está bien de apretarnos el cinturón! y más a un gordo como yo. Desde que nacemos que escuchamos la misma canción, ¡coño! ¡Qué ya no puedo hacer más agujeros en el cinto!”. A la alcaldesa, Núria Parlon, y al resto de autoridades les recordó: “La democracia emana del poder popular; es decir, va de abajo arriba, y no al revés”. Se ganó la primera ovación de la noche, pero vendrían muchas más.

Como pregonero efectuó algunas sugerencias que la gente debía responder sí o no. “Qué la fábrica de cerveza ponga un tubo con cerveza gratis hasta las fuentes del Parc Europa”, decía. Y Síiiiii, gritaba la gente. “Que la cerveza vaya acompañada con una sardinada gratuita pagada con las multas de aparcamiento”. Síiiiii, de nuevo. Reclamó que los chiringuitos de las entidades estuvieran presentes en el recinto ferial y que se colocara de nuevo la palomita de papel gigante que se ubicaba en la entrada de la feria. Y de nuevo la seriedad dio paso al desacato: “Y que llueva trocitos de jamón ibérico acompañado de buen vino; aunque no sé si esto lo podrá conseguir el Ayuntamiento, pero por intentarlo…”. La gente se reía y aplaudía.

EL PUEBLO DE NUESTROS SUEÑOS.– Dijo que se podía pasar la noche haciendo sugerencias como esas, pero que “doctores” tenía la Iglesia. A los presentes les invitó a practicar el “levantamiento de pesas”, que consiste en llevarse jarras de cerveza y tapas a la boca, “deporte éste siempre gratificante para el cuerpo y el espíritu”. Y como el Papa recomienda cuidar el espíritu, dijo, él no le iba a llevar la contraria.

El pregonero volvió a homenajear a los Pérez, López, Casamitjana, Puches, Cabeza, Solé, García, Karim y demás personas anónimas, sin las cuales nuestro pueblo, Santa Coloma de Gramenet, no sería lo que es: “un lugar capaz de robarnos el corazón y en el que habitan buena parte de nuestros sueños de futuro”.

Amén.

3 comentaris:

  1. Se'm va posar la pell de gallina. Vaig recordar molts anys de lluita en la calndestinitat

    ResponSuprimeix
  2. Me gustó el pregón de Pedro y me ha agradado la crónica del señor Corachan porque recoge el alma de lo que allí sucedió. Bravo para los dos. Con personajes así Sta. Coloma tiene presente y futuro. Saludos, amigos.

    ResponSuprimeix
  3. Hiciste reir y a más de uno también se le calló una lágrima (recuerdos del pasado)
    Estupendo y atípico pregón fiestero, el más cercano a la ciudadanía que he oído y visto. Felicidades Sr. Pedro Cano.

    Una colomense también de adopción.

    ResponSuprimeix